Inicio

Tienda Online de artículos para Esperas de Jabalí

Si te apasiona la caza y las esperas de jabalí nocturnas es tu modalidad favorita, ¡este es tu sitio!. Hemos seleccionado para ti los productos para aguardos nocturnos de jabalí más interesantes con la mejor relación calidad precio. Ahorra tiempo y dedícalo a lo que más te gusta: cazar en espera o aguardo. No pierdas el tiempo buscando artículos y comparando precios en distintas armerías, ¡ya lo hemos hecho nosotros por ti!

Además también hemos pensado en ti, amigo arquero. Pasa y echa un vistazo a los muchos productos que recomendamos para las esperas de jabalí con arco.

A continuación te presentamos las distintas categorías disponibles. Dentro de ellas podrás ver todos los productos recomendados, y al pinchar en ellos podrás ver el mejor precio del mercado que hemos encontrado para ti.

¿Qué es una Espera de Jabalí?

La espera, también llamada aguardo, es una modalidad de caza mayor practicada por numerosos cazadores en gran parte de la geografía española. En esta modalidad de caza, el esperista se encarga de inspeccionar durante el día la zona de caza en busca de signos o huellas que delaten la presencia de jabalíes, para estudiar su querencia y comportamiento y poder planificar una estrategia de caza, teniendo en cuenta diversos factores como el viento predominante o la luna. Una vez analizados todos los factores y diseñado un plan, el cazador se apostará en el lugar elegido para hacer la espera, donde permanecerá inmóvil y de forma absolutamente silenciosa esperando la llegada del jabalí, al cual intentará abatir de forma limpia mediante un arma, como rifle, escopeta, arco o ballesta.

Se conoce como aguardo nocturno debido a que la espera se desarrolla al atardecer o por la noche, ya que son las horas en las que el jabalí, animal de hábitos nocturnos, se desencama en busca de agua, comida o baños de barro que tanto le gustan, especialemente en verano para ayudar a librarse de los parásitos.

¿Qué jabalíes se cazan en espera?

La espera de jabalí es una modalidad de caza muy selectiva, es decir, el cazador selecciona cuidadosamente el animal a abatir en función del motivo de la espera. Normalmente el objetivo que todo esperista busca es un jabalí macho adulto, respetando en todo momento a las hembras, rayones y bermejos. Para ello, el cazador experimentado se guiará por las huellas y marcas dejadas por los jabalíes, reconociendo la presencia de un gran macho en la zona si lo hubiera. Otro método muy usado para controlar los distintos jabalíes que se encuentran en una zona de caza es mediante las modernas cámaras de caza, también conocidas como cámaras de fototrampeo o trailcam, capaces de hacer fotografías y vídeos a los jabalíes cuando detectan su presencia, incluso en total oscuridad.

Existen ocasiones en las que se autoriza la caza de jabalí en espera “por daños”, esto es, cuando en una zona concreta los jabalíes atacan a los cultivos de los agricultores provocando graves destrozos en las cosechas, siendo obligatorio en esos casos abatir piezas con independencia de sexo y edad para controlar la población o provocar la marcha de estos a otro lugar que no causen problema.

‘Registrar’ el terreno

El primer paso para realizar una espera de jabalí es visitar la zona de caza y “registrar” el terreno, es decir, buscar los distintos rastros, huellas y marcas que dejan los jabalíes en su deambular cotidiano, averiguar de dónde vienen, si tienen o no y dónde encames en la zona, buscar puntos de agua o bañas donde los marranos acuden a saciar su sed o darse un baño desparasitante, buscas en posibles zonas querenciosas donde coman, como encinas para época de bellota, almendros o frutales, o un aspecto fundamental en las esperas de jabalí como es el aire, buscar los vientos predominantes de la zona.

Esta tarea se debe hacer a primera hora de la mañana, pues es cuando los rastros están más frescos y es más fácil reconocer las huellas de la noche anterior. Además si nos movemos por la zona de caza por la tarde, lo que haremos será dejar nuestro rastro de tal forma que el jabalí pueda detectarlo, recelar, y marcharse a otra zona, especialmente si se trata el mismo día en que se realiza la espera.

¿Dónde hacer la espera o aguardo?

La espera se puede realizar al paso, en zonas más querenciosas donde sepamos que los jabalíes las frecuentan a diario, ya sea al atardecer cuando los jabalíes se desencaman o al amanecer, cuando ya vuelven de recogida hacia sus lugares de dormida.

Otro lugar para realizar una espera puede ser una baña o puntos de agua como balsas o fuentes naturales, pues los jabalíes las frecuentan durante todo el año, bien para saciar su sed o bien para desparasitarse, especialmente en los meses estivales.

La tercera opción donde realizar un aguardo podría ser en un puesto fijo en un lugar donde acudan frecuentemente a comer, ya sea con un cebadero al que se aporta comida de forma artificial como maíz, almendras, bellotas, trigo, etc. También puede ser una zona de encinas en época de bellota o montanera, una zona de almendras, un maizal, una zona con árboles frutales, etc., todo ello en función de las características del coto, finca o zona de caza donde realicemos las esperas.

¿Qué puesto elijo?

Si nos decantamos por realizar el aguardo en un puesto fijo, el abanico de opciones es amplio, aunque el punto en común es que deben ser lo más cómodos posibles, pues en ellos pasaremos apostados muchas horas y debemos sentirnos a gusto para evitar posibles movimientos o ruidos que delaten nuestra presencia y echen al traste la espera. También debemos tener en cuenta que el puesto que hagamos o pongamos no debe desentonar con el medio, debido principalmente a dos motivos: uno, los propios jabalíes, pues puede llamarles la atención ese “bulto” que antes no estaba y recelar, o haber modificado en exceso el entorno cortando ramas y clareando el monte y también lo encuentren extraño y se mosqueen, pues son animales muy desconfiados, especialmente los machos, y si detectan algo extraño no dudarán en esfumarse de aquel lugar, quién sabe si para siempre. El segundo motivo de realizar un puesto que pase desapercibido no es por los jabalíes, sino por los animales de dos patas, es decir, nosotros los humanos, especialmente por aquellos “amigos de lo ajeno” que no dudarán en robar lo que se les antoje del puesto, o incluso romper y tirar abajo todo lo construido.

Los puestos de caza para esperas los podríamos clasificar en dos grupos: puestos de caza en el suelo y puestos elevados.

Podemos construir un puesto de caza con diversos materiales, como madera propia de la zona, algunas ramas, piedras, etc. , teniendo en cuenta lo hablado anteriormente de no modificar en exceso el entorno y que pase lo más desapercibido posible, o bien mediante el uso de una red de camuflaje. Existen diversos vídeos en YouTube que se pueden consultar a cerca de cómo hacer un puesto de caza portátil o fijo, aunque la recomendación que damos es consultar los distintos puestos de caza (también conocidos como blind de caza) que hemos seleccionado en EsperasdeJabali.net, donde podrás encontrar puestos de caza para esperas, puestos portátiles para esperas, puestos de caza plegables, etc. que harán más cómodas las esperas al protegerte del aire, frío y de la lluvia en las noches de aguardo más crudas y desapacibles.

En función de la orografía de la zona de caza y sus características, también podríamos optar por puestos elevados para esperas, pues normalmente es más difícil que los jabalíes nos saquen por el olor al estar en un plano más alto que ellos y contar además con una mejor visión de la zona de disparo debido a ello precisamente. Este tipo de puestos son los más usados por los cazadores que hacen esperas de jabalí con arco, pues permiten poder situarse a escasos metros de donde presumiblemente pasará el jabalí, pudiendo realizar un disparo más cercano y seguro para esta modalidad de caza, y de otra forma seguramente su presencia no pasaría desapercibida por los astutos jabalíes.

Dentro de los puestos elevados para esperas, podemos establecer una clasificación en treestand y ladderstand. Los treestand, como su propio nombre indica, son puestos de caza en árboles, consistentes generalmente en una pequeña plataforma y una silla de caza donde pasar las horas de espera. Por otro lado, los ladderstand, al igual que los anteriores, son puestos de caza elevados, sin embargo cuentan con una escalera para llegar hasta la plataforma o asiento de caza. Estos suelen ser más cómodos y espaciosos, ideales para hasta dos personas. En cualquier caso, ambos son ideales para las esperas de jabalí con rifle, y especialmente, para las esperas de jabalí con arco.

Uso de cebaderos en las esperas

A la hora de aportar comida a los jabalíes en cebaderos, tradicionalmente se ha venido haciendo, o bien echando el grano o alimento y tapándolo con piedras o ramas, especialmente si en la zona de caza también hay ganadería, o bien usando bidones agujereados. Estos métodos presentaban varios inconvenientes, como la necesidad de hacer visitas a la finca de forma periódica cada pocos días para reponer la comida, con el consumo de combustible correspondiente. Incluso aportando gran cantidad de comida, esto no nos aseguraba que durara los días deseados, pues una sola piara de jabalíes podía acabar con toda la comida en pocas noches y el resto de días no haber grano alguno.

Con los comederos automáticos o dispensadores automáticos, se eliminaban los inconvenientes anteriores. Una vez lleno el bidón que almacena el grano, se programa una hora concreta para soltar la comida (dependiendo del modelo permiten programar varias tiradas a horas distintas) y de esta forma nos aseguramos que en la zona de caza los jabalíes encuentren su comida de forma regular y controlada todos los días, permitiéndonos tener que visitar el coto o finca con un mayor espacio de tiempo y ahorrando el combustible correspondiente, sobre todo si la zona nos pilla más alejada. Además con este método conseguimos aquerenciar más a los jabalíes en nuestra zona de caza.

Precauciones a la hora de hacer las esperas

Normalmente los esperistas somos unos maniáticos en mayor o menor medida, e intentamos hacer todas las cosas de forma metódica para intentar pasar desapercibidos frente a los jabalíes en la medida de lo posible.

Los hay que dejan el coche cerca del puesto, aunque personalmente intento dejarlo a cierta distancia de este, para minimizar las opciones de ser descubierto por los jabalíes. En cualquier caso lo ideal es dejarlo escondido en la medida de lo posible, evitando principalmente que pueda causar reflejos debido a la luz de la luna. Puede que una piara le dé poca o nula importancia al hecho de ver un bulto extraño como un coche (aquí influye mucho lo hostigados que estén los jabalíes en la zona de caza), pero seguramente un macho, más desconfiado y receloso por naturaleza,  no lo pase por alto y decida escurrirse hacia otro lugar y no pase por donde nosotros esperamos.

El camino hacia el puesto, además de hacerlo de forma silenciosa, debemos de intentar realizarlo de forma que dejemos el mínimo olor o evidencias posibles de nuestro paso. Lo ideal es llegar al puesto por el sitio opuesto a donde entran los jabalíes, pues así evitaremos que nos corten el paso y decidan no entrar o marcharse. De igual forma ocurre en la recogida. Al dar por terminada la espera debemos guardar los chismes en el más absoluto silencio, pues podemos delatar la presencia del puesto frente a algún jabalí que andase por la zona y no nos hubiéramos percatado de ello, y regresar al coche sin dar demasiados linternazos. Es aconsejable contar con una linterna frontal, pues es muy cómoda y además nos libera una mano para llevar algún otro chisme o amortiguar una posible caída por resbalón o tropiezo.

Una vez llegados al puesto, lo primero que debemos hacer es comprobar la dirección del aire, pues puede que ese día ande cambiado y pueda dar al traste con la espera en un momento inoportuno si tenemos controlada la presencia de un buen macho. Después debemos sacar los chismes de la mochila de caza de forma silenciosa. Debemos llevar con nosotros ropa de caza cómoda, adecuada a las condiciones climáticas o estación del año, y sobre todo que sea silenciosa. De igual forma ocurre con el calzado, es decir, debemos ir con unas botas cómodas y acordes con la temperatura de la noche de espera.

Consideramos imprescindible contar en el puesto con una silla cómoda y silenciosa, pues pasaremos muchas horas sentados en ella, y de no serlo, seguramente tendamos a hacer movimientos involuntarios que hagan ruidos indeseables.

Hay esperistas que siguen un riguroso protocolo de olor para intentar pasar totalmente desapercibidos. Desde usar productos que eliminan o neutralizan el olor de las prendas de ropa o calzado, pasando por utilizar un gel especial a la hora del aseo personal, así como un detergente específico para la ropa de caza, hasta controlar de forma estricta la alimentación, especialmente los días de espera. Nosotros personalmente no seguimos estas costumbres, pues realizamos las esperas con rifle en puestos cerrados normalmente, aunque entendemos perfectamente que los apasionados de las esperas de jabalí con arco sigan estos protocolos y les dé un estupendo resultado.

A modo de conclusión final, aunque suene a tópico, para tener éxito en una espera de jabalí priman la inmovilidad y el silencio, pasar desapercibido en la medida de lo posible.

Uso de visión nocturna en Esperas de Jabalí

En cuanto al uso de luz artificial y sistemas de visión nocturna, debemos echar un vistazo a las respectivas leyes de caza de cada una de las comunidades autónomas y los reglamentos que las desarrollan.

Desde el punto de vista ético, hay quienes consideran que no está bien su uso, argumentando que así el cazador cuenta con muchas más ventajas frente a su presa. Por otro lado también existe otro punto de vista, ocupado por los que piensan que es una herramienta necesaria para los aguardos nocturnos, pues permite ser mucho más selectivo a la hora de seleccionar la pieza a abatir y mucho más seguro al ser una modalidad de caza nocturna.

Hoy en día existen numerosos aparatos de visión nocturna, como los prismáticos nocturnos (o binoculares nocturnos), monoculares nocturnos, tanto de mano como acoplables al visor de caza diurno (también llamados add-on) y los visores nocturnos.

Tradicionalmente, los aparatos de visión nocturna basaban su funcionamiento en un tubo intensificador de luz, capaces de captar las pequeñas cantidades de luz emitidas por la luna o estrellas y reproducir la imagen en una pantalla de fósforo verde o blanco. Clasificaban su rendimiento en “generaciones”, aumentando de forma notable la calidad de imagen y el precio en función de la generación.

Más reciente es la llegada de la visión nocturna digital, cuyo funcionamiento se basaba en la captación de luz por parte de un sensor, mostrando dicha imagen en una pantalla. Este tipo de tecnología va ligada al uso de linternas infrarrojas, y  actualmente existen en el mercado linternas IR pequeñas y ligeras a la par que potentes, que permiten a los equipos de visión nocturna tener un alcance de cientos de metros.

Desde EsperasdeJabali.net estamos totalmente a favor del uso de visión nocturna en las esperas de jabalí, tanto del uso de monoculares nocturnos como de prismáticos nocturnos (totalmente legales en la Comunidad autónoma donde realizamos las esperas nocturnas). No entendemos cómo se permite la caza nocturna del jabalí, y sin embargo no hacen lo propio con las herramientas para poder practicarlo de la forma más segura y selectiva, como por ejemplo con los visores nocturnos.

¿Qué hacer después del tiro?

A la hora de culminar el lance y efectuar el tiro o soltar la flecha debemos estar muy atentos, tanto si el marrano huye como si se queda en el sitio. Si pasa lo primero, debemos concentrarnos en averiguar la trayectoria o camino que ha tomado, escuchar si va tronchando o partiendo ramas a su paso, posible síntoma de ir herido, o si tras una carrera cae y patalea, o si por el contrario se pierde definitivamente. Si tenemos suerte y pasa lo segundo, es decir, que el marrano se haya quedado en el sitio, ¡no hemos terminado sin más!. Debemos mantener la precaución por si se levanta, estar preparados para efectuar un segundo tiro o flechazo de remate.

Posteriormente debemos dejar pasar un tiempo prudencial para dejar que el animal se enfríe, no ir de forma seguida a ver el resultado del lance, pues podría entonces huir o peor aún, venirse hacia nosotros. Tranquilidad.

En el caso de que se haya ido, podemos ir al lugar del tiro o flechazo e intentar desde allí verlo ayudado de una linterna o buscar algún resto de sangre con la ayuda de una linterna ultravioleta, pero no debemos meternos en el monte en su búsqueda, pues puede estar herido y darnos un buen susto o disgusto. Es preferible tener paciencia y regresar al amanecer, mejor con la ayuda de un perro de rastro si es posible, y entonces proceder al pisteo o búsqueda del jabalí.

Esperas de Jabalí, la tienda de los esperistas y aguardistas

Bienvenido a nuestra casa, tu casa, porque este sitio web está hecho por y para esperistas. EsperasdeJabali.net nace con la idea y el fin de facilitar a los apasionados de esta modalidad de caza poder practicar las esperas y aguardos con el mejor equipo y al mejor precio. Te facilitamos al máximo el proceso de compra, ya que te mostramos una selección de los productos más interesantes y el mejor precio que hemos encontrado, para que no pierdas tiempo comparando distintos productos y precios en armerías y dediques tu tiempo a lo que más te gusta: las esperas de jabalí. Además podrás beneficiarte de un envío de tu pedido muy rápido y un PAGO 100% SEGURO.

Elige y completa tu equipo de aguardos nocturnos con aparatos de visión nocturna como visores, monoculares nocturnos y prismáticos o binoculares nocturnos; la última tecnología en monoculares y visores térmicos; la mejor óptica en visores y prismáticos; puestos de caza, treestands o ladderstands portátiles; toda la iluminación que necesites como linternas, linternas infrarrojas, linternas frontales o linternas ultravioleta; ropa de caza como camisetas, pantalones y chaquetas para esperas; comederos automáticos y cámaras de fototrampeo para controlar los jabalíes y otras especies de tu finca o zona de caza; sillas para esperas, mochilas de caza, trípodes y muchos más.

Si tienes cualquier duda o sugerencia, por favor, contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte y de resolver de la mejor forma y lo antes posible su consulta.

El equipo de EsperasDeJabali.net te da la bienvenida.